Momentos apropiados para pedir un crédito rápido

A lo que vale la pena prestar atención al tomar un préstamo, para evitar desperdicios adicionales
abril 20, 2018
Los primeros préstamos rápidos online
abril 25, 2018

Pedir un crédito puede ser una jugada arriesgada si no tenemos del todo claro algunos factores fundamentales. Actualmente, existen muchas posibilidades para conseguir dinero de manera rápida y sencilla, lo cual provoca tentaciones inevitables.

Uno de estos préstamos a los que podemos echar mano con mucha facilidad son los llamados “créditos rápidos”. Como su nombre lo indica, se pueden obtener con mucha facilidad, a través de Internet y sin mayores inconvenientes burocráticos.

Es por esto que queremos aconsejarte de buena manera antes de que decidas solicitar un crédito rápido. Sabemos que hay momentos que parecieran ser adecuados, pero no es necesario precipitarse. Antes que nada, te recomendamos que te fijes en estos elementos y comiences a planteárselo con todas las precauciones necesarias.

¿Puedo pagar el préstamo?

Parece obvio, redundante, incluso tonto; pero no lo es. Aunque no lo creas, muchas personas deciden solicitar créditos rápidos pensando que por ser montos pequeños no tendrán problemas para devolverlo en el futuro.

Sin embargo, si bien estos créditos no presentan mayores dificultades en su solicitud, compensan dicha incertidumbre con altas tasas de interés. Por lo tanto, lo primero que tendremos que hacer es revisar cuántos ingresos tenemos mensualmente y cuánto es lo que solemos gastar.

Con dichos números esclarecidos, será el momento de calcular correctamente el dinero que tendríamos que devolver mensualmente y durante cuánto tiempo. Si luego de realizar estos cálculos tus cuentas siguen en números verdes, adelante.

Compara

Al igual que cualquier otro espacio del mercado, los bancos y las instituciones prestamistas funcionan en base a la oferta y la demanda. Es por esto que sus límites de dinero, tasas, comisiones e intereses no son iguales y conviene cotizar un poco antes de tomar una decisión.

Con los cálculos que realizamos previamente podremos comprobar qué oferta calza mejor en nuestra planificación presupuestaria y decidir de mejor manera. Obviamente, si los números no te dan en el paso anterior, ni siquiera oses en plantearte la posibilidad.

Ahorro en intereses

Existen algunos casos extremos en los que las deudas nos sobrepasan y los intereses parecieran venir a quedarse con nuestro futuro. Cuando no se han calculado bien nuestros movimientos económicos, podemos toparnos con situaciones límites y sentirnos cada vez más entrampados.

Un buen movimiento en caso de tener una deuda es solicitar otro crédito para pagarla de golpe. A ver, que sabemos que puede parecer una locura, pero tiene cierta lógica.

Imagina que estás pagando las cuotas de un crédito rápido y su tasa de interés es del 15%. En ese caso, existe la posibilidad real de que encuentres otro préstamo que te otorgue el dinero suficiente para pagar la deuda y no seguir atrasándote. Si además este nuevo crédito tiene un interés menor, pues vas a terminar aliviando tu carga y teniendo mejores posibilidades hacia el futuro.

Aunar las deudas

Otro momento en el que puede resultar inteligente solicitar un crédito rápido es cuando tienes muchas deudas pendientes. Si has pedido muchos créditos y debes pagar varias cuotas al mes, una buena estrategia sería solicitar un nuevo préstamo y pagarlos todos de un solo golpe.

De esta manera, conseguirás pagar un solo crédito y ahorrarte algunos euros con los que no estabas contando últimamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *