El avalista en los préstamos bancarios

Qué es una cooperativa: características y lo específico de este tipo de actividad
September 2, 2019
Considere estudiar estos aspectos, antes de aceptar un préstamo preconcedido
September 3, 2019

Si andas en busca de un préstamo, habrás leído en las condiciones de más de una entidad bancaria que es necesario contar con un avalista. Pero no se paran mucho a explicar las características de esta figura. Si no tienes claro qué es un aval, quien puede avalar o cuáles son los tipos de aval más comunes, en este artículo se despejaran todas tus dudas.

CONTENIDO:

  1. ¿Qué es un avalista?
  2. ¿Quién puede hacer de avalista?
  3. Tipos de aval más habituales
    1. Avales personales
    2. Definición de aval bancario
  4. Derechos y obligaciones del avalista
  5. Beneficios de tener un aval
  6. Pros y contras de ser garante
  7. ¿Es necesario un avalista para los préstamos rápidos?

¿Qué es un avalista?

Vas a comprarte un coche nuevo y le pides un préstamo al banco. Te dejan el dinero pero, ¿cómo pueden tener la certeza de que se lo vas a devolver? Ahí es donde entra la figura del avalista.

Es una persona o entidad encargada de respaldarte en el momento de hacer una transacción comercial. Y si tú no cumples con tus obligaciones, deberá hacerlo él. De esta forma, el banco tiene la certeza de que recuperará el dinero que te prestó para comprarte el coche.

Se relaciona habitualmente con los créditos, pero no es raro que algunas inmobiliarias también requieran hacer sus contratos de alquiler con avalista.

¿Quién puede hacer de avalista?

El motivo principal por el cual un acreedor puede exigir que presenten un aval es para asegurarse de que no se va a quedar sin cobrar. Entonces, lo normal es exigir a tu garante algún tipo de prueba de que podrá hacer frente a tu deuda si tú no la cubres. Esta va a depender de la cuantía de la operación. Lo más habitual es pedir títulos de propiedades, recibos de nóminas demostrando ingresos periódicos y suficientes, o extractos bancarios que muestren liquidez.

Tipos de aval más habituales

A la hora de buscar un avalista para respaldarte, puedes optar por un aval personal o un aval bancario.

Avales personales

Es el tipo de garantía más habitual. Un familiar o amigo con solvencia suficiente responde por ti en tu operación si tú no puedes hacerlo en un momento dado. No sólo se limita a personas físicas; una persona jurídica también puede hacer de avalista. 

En la mayoría de los casos, en el contrato de aval personal, el garante se hace cargo de tus deudas con todos sus bienes, tanto presentes como futuros. Aunque también existe la posibilidad de realizarlo sobre un bien o propiedad específico si su valor es suficiente, dando al avalista una mayor protección.

¿Qué es un aval bancario?

En este tipo de aval, en lugar de tener a una persona garantizando que pagarás tu deuda, tienes a un banco. Se están volviendo comunes en los contratos de alquiler y su valor suele ser equivalente a varias mensualidades. A cambio de cobrarte una comisión, cualquier banco te respaldará frente a tu arrendador.

En el aval bancario los requisitos para decidir si te apoyan o no, son especificados por cada entidad. Algo en lo que suelen coincidir todas es en que tú, como avalado, deberás ingresar una cantidad igual o superior al importe del aval sin posibilidad de retirarla a corto plazo.

Derechos y obligaciones del avalista

Si te estás preguntando: “¿qué pasa si no pago un préstamo?”, ten en cuenta que tu acreedor se lo reclamará a tu avalista. La principal obligación de este es la de hacer frente a las deudas que su avalado haya dejado sin pagar. 

Los tres derechos más importantes del garante son:

  • División: cuando haya más de un avalista, la deuda se dividirá entre todos ellos.
  • Orden: antes de exigir pagos o embargar bienes del avalista, el acreedor debe actuar primero contra el patrimonio del deudor.
  • Excusión: el avalista tiene el derecho de exigir al avalado el pago de cualquier cantidad abonada, así como intereses e indemnizaciones por los daños que le hayan sido ocasionados.

Para que los derechos sean de aplicación, el avalista no debe renunciar a ellos a la hora de firmar el contrato de aval.

Beneficios de tener un avalista

Hoy en día, los bancos no dan tantas facilidades para acceder a créditos como hace unos años. Casi todos sus servicios son préstamos con aval. Contar con uno será la llave que te permitirá acceder al dinero que necesitas.

Por otro lado, una gran ventaja de tener a alguien respaldandote es que podrás seleccionar mejor el tipo de préstamo que contratas. Las condiciones de los préstamos con aval suelen ser más ventajosas. Si no tienes avalista estarás limitado a los créditos con intereses más altos, de menor cuantía y con plazos de devolución más cortos.

Pros y contras de ser avalista

¿Alguien te ha pedido que lo avales? Contempla los pros y los contras detenidamente antes de hacerlo y recuerda que estarás asumiendo la responsabilidad de afrontar su deuda si él no hace frente a sus pagos.

Pros

  • Avalar a alguien es una decisión que no te traerá ninguna ventaja, más allá de las que tú mismo puedas encontrar en el ámbito personal.

Contras

  • Al avalar a alguien estarás respondiendo por sus deudas con todo tu patrimonio, tanto presente como futuro.
  • Si la persona avalada fallece, serás responsable del pago de las deudas pendientes.
  • Si eres tú quien fallece, tus herederos deberán hacerse cargo del contrato de aval con su patrimonio propio.

¿Es necesario un avalista para los préstamos rápidos?

Cuando alguien recurre a este tipo de créditos suele hacerlo porque no cumple los requisitos para pedir préstamos personales con aval. Y estos prestamistas intentan ponerle las cosas más fáciles. A cambio de tener unos intereses mucho más altos y unos plazos de devolución más cortos, te permiten obtener dinero en pocas horas sin pedirte un aval.

En resumen

La figura del avalista tiene una importancia capital al solicitar un crédito, pero también puede requerirse en contratos de arrendamiento. Recuerda: es el encargado de hacer frente a obligaciones de pago no satisfechas por su avalado. Y puede incluso tener que responder con todo su patrimonio. La mayoría de servicios de préstamos rápidos no suelen exigir estar respaldado por un avalista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *